Amenazas informáticas generan gastos por 7.000 millones de dólares