Cuando no se miden los riesgos