Datos digitales, la sangre de los negocios