El 70% de los ordenadores domésticos contiene virus o programas espía