El 87,5% del correo analizado en marzo era spam