El 90% de los usuarios no utiliza protección frente a programas espía o robo de datos