El descuido de los usuarios es una de las mayores amenazas informáticas.