El Messenger, o cómo distribuir virus sin despeinarse