El riesgo de los Proxy públicos