El “robo del siglo” en Internet