El SPAM en tres dimensiones