El spyware le cuesta a las empresas miles de dólares al año