Invertir en seguridad supone la supervivencia de la empresa