La piratería es ilegal, pero es un negocio muy “rentable”