La última vulnerabilidad de Microsoft está siendo utilizada para robar datos confidenciales de los usuarios