Las empresas no son conscientes de la fuga de datos