Las empresas quieren que los empleados se compren y mantengan sus propios PCs y portátiles de trabajo