Las llaves USB, con más amenazas informáticas