Las redes sociales son un foco de información para spammers