Los virus falsean el remitente de un correo electrónico