Marcas corporativas, el principal objetivo de los hackers