Mejores prácticas para evitar la pérdida de información