No aprendemos de la historia, el caballo de troya sigue funcionando