No culpe a los hackers; las compañías son responsables de la mayoría de las pérdidas de datos