Por caso Snowden, resurge en empresas el temor a los “empleados infieles” que se apropian de información