¿Por qué perder la información no tiene precio…?