Procesos de seguridad internos deficientes conducen al desastre