Spyware comercial: ¿deben ser detectados?