¿Un desastre inevitable en las empresas?