Un sofisticado troyano saquea las cuentas bancarias de sus víctimas